miércoles, 21 de septiembre de 2016

OTOÑO DE LA VIDA

Conté mis años y descubrí que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora…
Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces: los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente.

Ya no tengo tiempo para reuniones interminables donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.
Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido

Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.
Quiero la esencia, mi alma tiene prisa…
Sin muchos dulces en el paquete…
Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.
Que sepa reír, de sus errores.
Que no se envanezca, con sus triunfos.
Que no se considere electa, antes de hora.
Que no huya, de sus responsabilidades.
Que defienda, la dignidad humana.
Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.
Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas…
Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.
Sí… tengo prisa… por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.
Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan…
Estoy seguro que serán más exquisitos que los que hasta ahora he comido.
Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.
Tenemos dos vidas y la segunda comienza cuando te das cuenta que sólo tienes una.


_Mario de Andrade_
_(Brasil, 1893-1945)_

domingo, 18 de septiembre de 2016

"LA SENCILLEZ ES NUESTRO LENGUAJE"





    “La sencillez distingue el lenguaje del hombre de BIEN”, decía Séneca. ¡Qué bien supieron hablar este lenguaje Francisco y Mª Ana hombres de bien!

               Modo de hablar que los hace cercanos a nosotros a pesar de la distancia en el tiempo. Ellos supieron leer y escuchar el sencillo lenguaje de la naturaleza, el lenguaje de la flor, del pájaro, del aire, el lenguaje del hombre y el lenguaje de Dios hasta convertirse ellos mismos en pura SENCILLEZ, sencillez que los hizo grandes.

          Fueron palabra y silencio que enamoran, que encendieron cada corazón expresando su grandeza de alma. Con su lenguaje sencillo fueron aprendiendo a ser hermano y hermana de todos. Su lenguaje es la fraternidad, la entrega generosa, la cercanía al pobre.

Desde una actitud de sencillez es fácil descubrir la vida, encontrarse con la vida. Ésta surge a cada paso cuando somos capaces de mirar y admirar, de ver y escuchar el sencillo lenguaje de cuanto acontece a nuestro alrededor: la salida del sol en cada amanecer, la caída de una hoja ahora en otoño, la sonrisa de un niño, la soledad de un anciano… Desde un lenguaje sencillo se hace posible el encuentro con la vida, el encuentro con Dios.

 A ti, a mí, a todos… se nos presenta un nuevo curso y un nuevo reto: Descubrir el lenguaje de tu corazón y de todo corazón. ¿Sencillo? De ti depende.
                                                                                         
                                                                                                        M. J. Valladares









domingo, 4 de septiembre de 2016

ESCUELA DE VERANO, CISTIERNA













                                                                                                               Lamentaciones 3,21-26     
                                                                                                                        Verano 2016

viernes, 27 de mayo de 2016

¡ACOMPÁÑALE!

¡CUÁNTO SABE EL PAN!
¡Cuánto sabe el pan!
de rutina y dolor en la noche,
de calor y cansancio en la noche,
   de brega y sudor...
  en la noche.
                                                   
   ¡Cuánto sabe el pan!
de saciar tanta hambre en la noche,
 de amasar esperanza en la noche,
    de transformar en  luz...
la noche.
                                                                   
¡Cuánto sabe tu PAN, Señor!
de impulsar entregas,
de acercar corazones,
 de crear  comunión...
 en la noche.
                                                                  
 ¡Cuánto sabe tu PAN, Señor!
de partirse y repartirse,
   de morir dando Vida,
   de convertir en AMOR...
la noche.


                                                                              

                                                                                                                                           M.J Valladares

domingo, 22 de mayo de 2016

ESO SE NOTA

ESTAR DESPIERTO ES:

Para saber si estoy despierto:

1) Debo entender concientemente que soy un ser de energía, un ser electromagnético completamente involucrado en el organismo de la Tierra. Vibro con ella, vivo gracias a ella y comparto su mente, sus emociones y su sabiduría.

2) Para saber si estoy despierto debo de haber tenido un colapso muy grande, una crisis, un proceso en el que todos mis miedos se me pusieron delante y pude no sólo hacerlos concientes, sino transformarlos en emociones positivas.

 3)Un científico dijo que lo que nos distingue de los animales es la capacidad para transmutar emociones, pero observando a mi perro, me he dado cuenta que los animales también son capaces de transmutarlas.

4) Otro síntoma de mi despertar es un cambio de actitud hacia la vida en general. Ya no me quejo de nada, y muy por el contrario me he convertido en una persona totalmente agradecida.

5) Estás despierto cuando al despertar por las mañanas tienes ganas de vivir y te entusiasma salir de la cama para comenzar a hacer todas esas cosas que quieres hacer. Tu día se convierte en una nueva posibilidad de CREAR.

6) Una persona despierta ACEPTA lo que viene, ha aprendido a doblarse como la caña de bambú ante las dificultades. No lucha contra nada, nada con la corriente, se convierte en una persona fluida con las circunstancias y con las personas que se encuentra día a día.

7) Una persona despierta es capaz de transmitir AMOR en cada uno de sus actos. Sus palabras son amorosas, sus manifestaciones físicas y sus obras.

8) Una persona despierta es responsable por lo que hace y por lo que dice, pero además SABE que todo lo que le sucede, está sucediendo en su interior.

LAS GUERRAS QUE VEO EN LA TELEVISION SON MIS PROPIAS GUERRAS INTERNAS.
SI ME PELEO CON UN AMIGO, ME ESTOY PELEANDO CONMIGO MISMO.
LA POBREZA QUE VEO EN LA CALLE ES MI PROPIA IMPOSIBILIDAD DE AUTOABASTECERME.
LA VIOLENCIA QUE VEO, ES MI PROPIO DOLOR QUE AUN NO HA ENCONTRADO UNA SALIDA.
LA IMPOTENCIA QUE SIENTO ES EL BLOQUEO DE MIS PROPIOS CENTROS ENERGETICOS.
LA TRISTEZA QUE SIENTO ES MI IMPOSIBILIDAD PARA SOLTAR EL PASADO.
EL ODIO QUE SIENTO HACIA LOS HOMBRES QUE ASESINAN Y TORTURAN, ES EL PROPIO ASESINO Y TORTURADOR QUE AUN VIVE EN MI MENTE.

9) El que está despierto se siente UNO con todos los demás.

10) El que está despierto se siente uno con la Madre Tierra, porque sabe que vive en su cuerpo y que ella le protege de todos los peligros del espacio. Es conciente de el amor entre la Tierra y el Sol, que nos envía su plasma para fertilizarnos y mantenernos vivos.

11) El que está despierto sabe que cada palabra que sale de su boca implica una responsabilidad universal.

12) El que está despierto vive en tiempo presente amando cada momento, con atención plena.

13) El que está despierto se puede comunicar con las plantas y con los animales.

14) El que está despierto reconoce a quienes están despiertos y les abraza incondicionalmente con amor, les protege y les cuida para que no vuelvan a dormirse.

15) El que está despierto es conciente de su poder de cambiar la realidad al instante.


domingo, 15 de mayo de 2016

ESPÍRITU SANTO, AMO TU SILENCIO




Espíritu Santo, amo tu silencio 
aunque no entiendo, 
amo tu sencilla presencia en mi vida.

De Ti recibo el amor que siento,
cuando el corazón quisiera 
estallar en gratuidad.

De Ti he recibido la fuerza,
en tantos momentos en los que
el miedo me impedía avanzar.

De Ti recibo la paz
después de días de tormenta, 
donde todo era oscuridad.

De Ti, la brisa que me pacifica,
cuando con dulzura
me invitas a la soledad.

De Ti el fuego que me quema,
cuando siento la urgencia
de vivir para los demás.

De Ti, el gozo  cuando descubro
el gesto hermano, la caricia amiga,
el don de Ti mismo hecho amistad.

De Ti he aprendido a querer, a perdonar; 
yo, que te he sentido cerca
en horas de debilidad.

Eres Tú el AGUA,
 que sacia mi inquieta 
búsqueda de felicidad.

Eres tú la SAVIA,
que da vida a mi rama seca,
cuando se empieza a resquebrajar.

Eres Tú el REGAZO,
que al término de la jornada me acoge,
invitándome a descansar.

Eres Tú el VIENTO,
que con su fuerza me hace poner en pie,
cuando me vuelvo a estancar.

ERES TÚ... 

Te amo, Espíritu Santo...
a Ti que llenas el infinito
con tu misteriosa  y eterna presencia vital


                                                                           M. J. Valladares