miércoles, 18 de abril de 2018

BUDA

Soy Buda Gautama, tengo mensajes para ustedes. Escuchen con sus oídos físicos y con los del alma también, ya que desde ahí se generan las memorias.

Llegó un momento de mi soledad donde la fuente, mi fuente, me trajo como un nacimiento, dándome luz y oscuridad.

Para poder trabajar en común-unidad necesitan conocer su propósito. No acumular conocimiento sin utilizarlo. 

No hay progreso sin rechazo, no hay aceptación sin negación, no hay oportunidad sin posibilidad. Todo lo que consideren bajo, oscuro, dañino y negativo, eso es lo que no quieren reconocer de ustedes, y es eso lo que les hace falta para poder continuar. Todo lo que quieren ignorar es la certeza, antes de ver es primordial que puedan verse a ustedes mismos.

En la más intensa luz se encuentra la más profunda oscuridad. Y en la más densa oscuridad se encuentra la más pura luz. No se puede vivir en este plano solamente siendo luz o solamente oscuridad.

La luz está dentro de ustedes, el que diga lo contrario es un truco. No hay nada fuera que ya no esté dentro de ustedes, no hay nada que alcanzar fuera de ustedes que ya no haya sido alcanzado dentro de si. NO BUSQUEN NADA FUERA, no busquen fuegos fatuos que les nublen la mirada y que los desorienten.

La gran travesía no tiene dirección; los que van sin ella pero que conocen su día, son los que descubren lo que traen. Dejen de seguir y abran sus caminos.
 
Cuando nos reconocemos a nosotros mismos, no hay nada ni nadie que pueda separarnos de lo que somos. Estamos hechos por el deseo de la existencia de estar acá, para danzar en el juego de esta “realidad” y de este sueño.

Todo lo que está dentro de nosotros es real, lo de fuera es una ilusión.

No regalen su poder, distribuyendo su energía en tantos lugares, personas y experiencias. Porque así han quebrantado su voluntad para poder satisfacer a otros en desmedro de ustedes mismos. 

En un tiempo más les tocará recapitular. La recapitulación llegó a esta tierra al mismo tiempo en varias civilizaciones, no tan solo en las Toltecas o Mayas. Con la recapitulación podrán ver que tan fácil es regalar el propio poder y así de fácil no hacerlo.

El silencio es una de las mejores conversaciones que uno puede tener en la existencia. ¿Han oído la inmovilidad de una hoja? ¿Han oído el vacío del océano? ¿Han conversado con la pequeña brisa que lo refresca? ¿Pueden escuchar lo que les dice?

¡Qué bello es estar aquí ahora!

Bendiciones y gracias a cada uno de ustedes por existir en mí.

~Buda Gautama 



martes, 17 de abril de 2018

PADRE/HIJO/PADRE

TODO HIJO ES PADRE DE LA MUERTE DE SU PADRE

"Hay una ruptura en la historia de la familia, donde las edades se acumulan y se superponen y el orden natural no tiene sentido: es cuando el hijo se convierte en el padre de su padre.

Es cuando el padre se hace mayor y comienza a trotar como si estuviera dentro de la niebla. Lento, lento, impreciso.

Es cuando uno de los padres que te tomó con fuerza de la mano cuando eras pequeño ya no quiere estar solo. Es cuando el padre, una vez firme e insuperable, se debilita y toma aliento dos veces antes de levantarse de su lugar.

Es cuando el padre, que en otro tiempo había mandado y ordenado, hoy solo suspira, solo gime, y busca dónde está la puerta y la ventana - todo corredor ahora está lejos.

Es cuando uno de los padres antes dispuesto y trabajador fracasa en ponerse su propia ropa y no recuerda sus medicamentos.

Y nosotros, como hijos, no haremos otra cosa sino aceptar que somos responsables de esa vida. Aquella vida que nos engendró depende de nuestra vida para morir en paz.

Todo hijo es el padre de la muerte de su padre.

Tal vez la vejez del padre y de la madre es curiosamente el último embarazo. Nuestra última enseñanza. Una oportunidad para devolver los cuidados y el amor que nos han dado por décadas.

Y así como adaptamos nuestra casa para cuidar de nuestros bebés, bloqueando tomas de luz y poniendo corralitos, ahora vamos a cambiar la distribución de los muebles para nuestros padres.

La primera transformación ocurre en el cuarto de baño.

Seremos los padres de nuestros padres los que ahora pondremos una barra en la regadera .

La barra es emblemática. La barra es simbólica. La barra es inaugurar el “destemplamiento de las aguas”.

Porque la ducha, simple y refrescante, ahora es una tempestad para los viejos pies de nuestros protectores. No podemos dejarlos ningún momento.

La casa de quien cuida de sus padres tendrá abrazaderas por las paredes. Y nuestros brazos se extenderán en forma de barandillas .

Envejecer es caminar sosteniéndose de los objetos, envejecer es incluso subir escaleras sin escalones.

Seremos extraños en nuestra propia casa. Observaremos cada detalle con miedo y desconocimiento, con duda y preocupación. Seremos arquitectos, diseñadores, ingenieros frustrados. ¿Cómo no previmos que nuestros padres se enfermarían y necesitarían de nosotros?

Nos lamentaremos de los sofás, las estatuas y la escalera de caracol. Lamentaremos todos los obstáculos y la alfombra.

Feliz el hijo que es el padre de su padre antes de su muerte, y pobre del hijo que aparece sólo en el funeral y no se despide un poco cada día .

Mi amigo Joseph Klein acompañó a su padre hasta sus últimos minutos.

En el hospital , la enfermera hacía la maniobra para moverlo de la cama a la camilla, tratando de cambiar las sábanas cuando Joe gritó desde su asiento:

- Deja que te ayude .

Reunió fuerzas y tomó por primera vez a su padre en su regazo.

Colocó la cara de su padre contra su pecho.

Acomodó en sus hombros a su padre consumido por el cáncer: pequeño, arrugado, frágil , tembloroso.

Se quedó abrazándolo por un buen tiempo, el tiempo equivalente a su infancia, el tiempo equivalente a su adolescencia, un buen tiempo, un tiempo interminable.

Meciendo a su padre de un lado al otro.

Acariciando a su padre.

Calmado el su padre.

Y decía en voz baja :

- Estoy aquí, estoy aquí, papá!

Lo que un padre quiere oír al final de su vida es que su hijo está ahí".

(Fabrício Carpinejar "Todo filho é pai da morte de seu pai" versión al español Zorelly Pedroza http://vivirlafeesposible.blogspot.mx   https://twitter.com/VivirlaFe)
Fotografía: película iraní "Jodaeiye Nader az Simin (A Separation)" 2011

viernes, 13 de abril de 2018

Transformación de oruga a libélula.

El tránsito a lla Luz. 

En el fondo de un viejo estanque vivía un grupo de larvas que no comprendían por qué cuando alguna de ellas ascendía por los largos tallos de lirio hasta la superficie del agua, nunca más volvía a descender donde ellas estaban.

   Se prometieron una a otra, que la próxima de ellas que subiera hasta la superficie, volvería para decirles a las demás lo que le había ocurrido.


   Poco después, una de dichas larvas sintió un deseo irresistible de ascender hasta la superficie. Comenzó a caminar hacia arriba por uno de los finos tallos verticales y cuando finalmente estuvo fuera, se puso a descansar sobre una hoja de lirio. Entonces experimentó una transformación magnifica que la convirtió en una hermosa libélula con unas alas bellísimas. Trató de cumplir su promesa, pero fue en vano. Volando de un extremo al otro de la charca podía ver a sus amigas sobre el fondo. Entonces comprendió que incluso si ellas a su vez hubieran podido verla, nunca habrían reconocido en esta criatura radiante a una de sus compañeras.

   El hecho de que después de esa transformación que llamamos muerte no podamos ver a nuestros amigos ni comunicarnos con ellos no significa que hayan dejado de existir.

Walter Dudley Cavert

Fuente: “Cuentos Para Crecer Y Curar” de Michel Dufour.



martes, 3 de abril de 2018

El Amor

La belleza viene del amor, el amor viene de la atención. La atención simple a lo simple, la atención humilde a los humildes, la atención viva a toda vida.

Ante el amor no hay ningún adulto, no hay más que niños, más que esa inocencia que es abandono, despreocupación , mente perdida. La edad suma. La experiencia acumula. La razón construye. La inocencia no cuenta nada, no amontona nada, no edifica nada. La inocencia es siempre nueva, se va siempre a los comienzos del mundo, a los primeros pasos del amor. El hombre de razón es un hombre acumulado, amontonado, construido. El hombre inocente es lo contrario de un hombre cargado sobre sí mismo: es un hombre liberado de sí, renaciendo en el total nacimiento de todo.

Os invito a ser como la tierra desnuda, olvidada de sí misma, acogiendo igualmente la lluvia que la golpea y el sol que la reseca. Y decir a los otros: buscáis la perfección en los desiertos de vuestro espíritu. Pero yo no os pido ser perfectos. Os pido ser amantes.

Esperáis del amor que os colme. Pero el amor no colma nada- ni el hueco que tenéis en la mente, ni ese abismo que tenéis en el corazón. El amor es vacío más que plenitud. El amor es la plenitud del vacío. Es , os lo recuerdo, una cosa incomprensible. Pero aquello que es imposible de comprender es muy simple de vivir.

viernes, 30 de marzo de 2018

¡ME DUELE TANTO!


PAPÁ:
Es difícil describir lo que siento en el día de tu cumpleaños...
Estás conmigo, te siento en mi corazón, 
vives en él y así será eternamente.
No quiero llorarte porque te amo y sé que te preocuparías 
pero no puedo evitarlo. Me duele tanto tu ausencia...

Sé que sólo se fue una parte de ti, la que yo podía tocar...
pero te necesito a mi lado, enséñame a vivir sin ti.
Practicaré hasta que me salga... no me rendiré.
Cerrando los ojos puedo acariciar tu alma y recordarte
tan guapo como siempre, con una gran sonrisa, 
llenando nuestras vidas de luz y amor.

GRACIAS por todo lo que me diste PAPÁ: 
por tu amor incondicional, por tu confianza infinita,
tus cuidados amorosos, tus sabios consejos,tu ejemplo. 
¡Qué grande has sido papá! Imposible olvidarte.
No puedo llenarte de besos y abrazos 
pero sé que te llegan. Te quierooooooooo  mi amor


NURIA VALLADARES PÉREZ
                                       28 de  marzo de 2018

 A   PAPÁ

Nos queda tu sonrisa viva en nuestro recuerdo
 y el corazón nos dice que nunca te olvidaremos;
pero al quedarnos solos sabiendo que te perdemos,
aún te amaremos más.
En el cielo ya disfrutan de tu bondad y alegría,
y mientras aquí en la tierra
nos dejas amor para toda una vida.
Te echamos muchísimo de menos Papá.
Bendecimos haber formado parte de tu vida,  
serás nuestro faro en medio de la noche
y la luz que ilumine nuestros días.
“TE QUEREMOS PAPÁ”
                                           Tus hijas

                                                                                 
                                                                                                              
                                                                                                                        “TE QUEREMOS PAPÁ”       

Cómo expresar  con palabras lo que el corazón siente,
lo que sentimos por ti, Papá.
Nos has regalado tu vida
y bendecido la nuestra con tu compañía;
nos has enseñado a caminar,
has puesto tus huellas delante de las nuestras.
Tu cuerpo ya no está entre nosotros,
pero nos queda el recuerdo vivo e imborrable de tu amor,
tu sonrisa, tus caricias y tus besos.
Te sentiremos en el rayo de sol de la mañana,
en la brisa fresca que acaricie nuestro rostro
y en las estrellas que iluminen nuestras noches.
Siempre estarás con nosotros,
para tus niños siempre serás su héroe, eres su “tito”, el mejor.
Les dejas un montón de momentos imposibles de olvidar.

                                                                                                            Susana Valladares Pérez

 POR SIEMPRE PAPÁ

Pasan los días y un fuerte dolor me oprime en el pecho.
Me duele tu ausencia, me has dejado un vacío inmenso.
Me cuesta creerlo…. no volver a verte,
no sentir nunca más tus besos.
Te necesito a mi lado…
necesito tu risa, tu amor, tu alegría y seguir tu ejemplo.
A partir de ahora, viviré de recuerdos…
de tus  juegos y  tus bromas,
del calor de tus abrazos y tus besos tiernos,
de tu voz dulce y alegre
y de tus innumerables muestras de afecto.
Siempre pendiente, siempre dispuesto,
has sido muy grande, el MEJOR, mi amor primero.
Nos quedaba tanto por hacer….
Ayúdame papi, allí desde el cielo
y  dame fuerza para seguir viviendo.

Miriam  Valladares Pérez



AL HILO CON NUESTROS SENTIMIENTOS

VIERNES SANTO

Hay días que no vemos el sol,
hay días que nos hacemos muchas preguntas,
hay días que hasta nos preguntamos
¿dónde está Dios?
Si es hijo de Dios, ¡que lo demuestre!
Si Dios existe, ¡que hable!
Si Dios existe, ¿por qué tiene que pasar lo que pasa?

Sí, hay días en los que el creyente
reza y reza en la oración:
Dios, no veo tu rostro, y se que estás.
Dios, no veo salida, y sé que existes.
Dios, no comprendo tu plan, y sé que tienes un plan.
Dios, no entiendo tu modo de amar, y sé que me amas.
Dios, no entiendo nada, y en la noche, creo.

Hoy es Viernes Santo,
se juntan todas las preguntas que nos hacemos,
y no sabemos responder;
se juntan todos los comportamientos tuyos que nos sublevan
o provocan hasta el extremo de gritar:
¿Por qué?, ¿Por qué?, ¿Por qué nos has abandonado?
Y, después de gritar nuestro abandono confesamos:
En tus manos me abandono
En tus manos me entrego.

Hoy es viernes Santo,
y, Señor, nos invitas a entrar 
en el misterio del dolor, de la muerte,
del silencio, de la espera,
de la confianza total, del total abandono...

Álvaro Ginel